Quantcast
El tiempo en: Almería
Viernes 22/10/2021

En román paladino

Un español entró en España

El  Secretario General de la OTAN, hace poco visitó  Madrid  y no pasó el control de pasaportes. ¡Qué escándalo!  Es lo habitual.

Publicado: 14/10/2021 ·
09:28
· Actualizado: 14/10/2021 · 09:28
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
  • Brahim Ghali.
Autor

Rafael Román

Rafael Román es profesor universitario, miembro del PSOE, exconsejero de Cultura y expresidente de la Diputación de Cádiz

En román paladino

El autor aborda en su espacio todos los aspectos de la actualidad política tanto de España, Andalucía y la provincia de Cádiz.

VISITAR BLOG

Dice el juez que analiza la entrada del líder del Frente Polisario en España que “se saltó todos los controles obligatorios para acceder a España”. ¡Vaya acusación! El juez debería ser trasladado, en comisión de servicio permanente, a las costas canarias y andaluzas  para controlar las entradas que se producen saltándose  los controles, por repetir sus doctas palabras. No es eso. El gobierno español dio trato diplomático al máximo representante de un país reconocido por numerosos  Estados y miembro fundador de la Unión Africana, la República Árabe Saharaui Democrática. Su presidente  Brahim Ghali estaba enfermo de COVID-19  y venía en vuelo del Estado argelino.

Las lamentables circunstancias del abandono  del Sahara está en el corazón de los españoles. Franco agonizante, Marcha Verde, Declaración de Madrid, entrega a Marruecos y Mauritania, etc… Las retiradas españolas de  Marruecos -con la independencia-, Ifni, Guinea Ecuatorial  y Sahara Occidental deberían servir para una  imposible  reflexión de los neofranquistas  vociferantes que tratan cada día de  dar lecciones de gallardía y patriotismo de  pecho de lata. Al Sáhara no enviaron ninguna División Azul, ni sacaron los tanques, como en Valencia durante el golpe de Estado de Tejero y Milas del Bosch. Sin comparar las circunstancias, el Reino Unido defendió, con mucho coste, su soberanía en las Malvinas, justo reconocerlo, aunque los españoles simpatizan con la causa argentina.   La España franquista -potencia administradora- entregó el Sáhara en una retirada vergonzosa y los textos que la sostenían fueron votados en las Cortes franquistas sin conocerse porque  -escribió el  ministro Fernando Morán- “la Declaración no ha sido nunca publicada en el BOE, ni en el de las Cortes”. Se aprobó que “Próximo a culminar el proceso de descolonización… Se autoriza al Gobierno para que…adopte las medidas que sean precisas para llevar a cabo la descolonización del territorio no autónomo del Sahara, salvaguardando los intereses españoles”. Hasta hoy.

Entró en España un ciudadano  -dijo la ministra Laya- “con un pasaporte diplomático, al que no se le verifica el pasaporte diplomático cuando llega a la frontera española, una cortesía en casos en los que se trata de un vuelo de Estado”. El  Secretario General de la OTAN, hace poco visitó  Madrid  y no pasó el control de pasaportes. ¡Qué escándalo!  Es lo habitual. El presidente  Ghali es español, el Sr. Stoltenberg, es noruego.  Un juez quiere fama.

 

TE RECOMENDAMOS

Un español entró en España | Viva Almería. Noticias de Almería
El tiempo en: Almería
Viernes 22/10/2021

En román paladino

Un español entró en España

El  Secretario General de la OTAN, hace poco visitó  Madrid  y no pasó el control de pasaportes. ¡Qué escándalo!  Es lo habitual.

Publicado: 14/10/2021 ·
09:28
· Actualizado: 14/10/2021 · 09:28
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
  • Brahim Ghali.
Autor

Rafael Román

Rafael Román es profesor universitario, miembro del PSOE, exconsejero de Cultura y expresidente de la Diputación de Cádiz

En román paladino

El autor aborda en su espacio todos los aspectos de la actualidad política tanto de España, Andalucía y la provincia de Cádiz.

VISITAR BLOG

Dice el juez que analiza la entrada del líder del Frente Polisario en España que “se saltó todos los controles obligatorios para acceder a España”. ¡Vaya acusación! El juez debería ser trasladado, en comisión de servicio permanente, a las costas canarias y andaluzas  para controlar las entradas que se producen saltándose  los controles, por repetir sus doctas palabras. No es eso. El gobierno español dio trato diplomático al máximo representante de un país reconocido por numerosos  Estados y miembro fundador de la Unión Africana, la República Árabe Saharaui Democrática. Su presidente  Brahim Ghali estaba enfermo de COVID-19  y venía en vuelo del Estado argelino.

Las lamentables circunstancias del abandono  del Sahara está en el corazón de los españoles. Franco agonizante, Marcha Verde, Declaración de Madrid, entrega a Marruecos y Mauritania, etc… Las retiradas españolas de  Marruecos -con la independencia-, Ifni, Guinea Ecuatorial  y Sahara Occidental deberían servir para una  imposible  reflexión de los neofranquistas  vociferantes que tratan cada día de  dar lecciones de gallardía y patriotismo de  pecho de lata. Al Sáhara no enviaron ninguna División Azul, ni sacaron los tanques, como en Valencia durante el golpe de Estado de Tejero y Milas del Bosch. Sin comparar las circunstancias, el Reino Unido defendió, con mucho coste, su soberanía en las Malvinas, justo reconocerlo, aunque los españoles simpatizan con la causa argentina.   La España franquista -potencia administradora- entregó el Sáhara en una retirada vergonzosa y los textos que la sostenían fueron votados en las Cortes franquistas sin conocerse porque  -escribió el  ministro Fernando Morán- “la Declaración no ha sido nunca publicada en el BOE, ni en el de las Cortes”. Se aprobó que “Próximo a culminar el proceso de descolonización… Se autoriza al Gobierno para que…adopte las medidas que sean precisas para llevar a cabo la descolonización del territorio no autónomo del Sahara, salvaguardando los intereses españoles”. Hasta hoy.

Entró en España un ciudadano  -dijo la ministra Laya- “con un pasaporte diplomático, al que no se le verifica el pasaporte diplomático cuando llega a la frontera española, una cortesía en casos en los que se trata de un vuelo de Estado”. El  Secretario General de la OTAN, hace poco visitó  Madrid  y no pasó el control de pasaportes. ¡Qué escándalo!  Es lo habitual. El presidente  Ghali es español, el Sr. Stoltenberg, es noruego.  Un juez quiere fama.

 

TE RECOMENDAMOS