Quantcast
El tiempo en: Almería
16/01/2022
 

En román paladino

Purga

La depuración  ha culminado con Antoni Rodríguez, jefe de la Comisaría General de Investigación Criminal, porque investigaba a dos ex consejeros

  • Trapero.

Mandos  autonómicos policiales -dependientes del gobierno catalan-  están cayendo por la  destitución  decidida por  sus jefes políticos en Cataluña. Por descontado que se conoce  sobradamente la facultad de discrecionalidad en los nombramientos de las cúpulas policiales. Sucede igual en la Guardia Civil y en la Policía Nacional. Las dudas de la medida adoptada entra cuando se analiza  la letra pequeña. ¿Por qué están siendo cesados?

La purga comenzó con el mayor  de los mossos Josep Lluis Trapero.  Trapero se convirtió en héroe ciudadano por su actuación moderada cuando se produjo la convocatoria independentista de referéndum. Combatió lo preciso sin caer en dar  los más estúpidos palos que se han propinado en España y que perjudicaron tanto a  su imagen internacional. Era una actuación política que, si se hubiera aplicado la doctrina italiana como sobre los  realizados en la región veneciana  y en Lombardía -con mucha mayor participación de votantes que en Cataluña (en uno de ellos votaron casi 5 millones)-  se habrían evitado muchas soflamas y victimismos independentistas. En Italia se consideró no un “golpe de Estado” sino con la  categoría  de  “inexistencia” o de  “delito imposible”. Ésa es la opinión de Luigi Ferrajoli, uno de los más importantes juristas europeos.  Al tiempo que manifestaba que  “No existe derecho de autodeterminación, como exige el independentismo catalán, en un país democrático” escribía que el   referéndum y la declaración de independencia  habría que haberlos tratado -excepto la malversación- como “actos inexistentes, más que inválidos o ilícitos, por total defecto de competencia”. Pero  Trapero también dispuso el dispositivo antiterrorista en los atentados de Barcelona y Cambrils y la preparación de la detención del presidente de la Generalitat, Puigdemont,  y demás líderes independentistas, si la autoridad judicial  lo reclamaba. Por todo ello fue absuelto por la Audiencia Nacional. Los soberanistas no lo han perdonado. La profesionalidad se casa muy mal con el sectarismo nacionalista. Todo se mira con la lupa identitaria.

La depuración  ha culminado con Antoni Rodríguez, jefe de la Comisaría General de Investigación Criminal, porque llevaba  meticulosamente la investigación de dos ex consejeros de la Generalitat, uno de ellos Laura Borrás, actual presidenta del Parlament. Se ha denunciado hasta el borrado  de correos electrónicos comprometidos para ella. Ha sido Salvador Illa quien  primero ha hablado de purga, pero toda la oposición catalana está unida en la petición de responsabilidades políticas.

 

TE RECOMENDAMOS