Quantcast
El tiempo en: Almería
Miércoles 05/10/2022
 

Almería

El SAS indemniza a una almeriense a la que se extirpó un riñón por retraso en diagnóstico

La mujer recibirá más de 57.000 euros por la "falta de medios" para detectar que padecía una infección crónica

Publicidad Ai
  • Palacio de Bibataubín de Granada, sede del Consejo Consultivo de Andalucía.

El SAS indemnizará con más de 57.000 euros a una mujer de Almería a quien tuvieron que extirpar totalmente un riñón debido a un "retraso en el diagnóstico" y a la "falta de medios" para detectar que padecía una infección crónica debido a una litiasis.

El Consejo Consultivo de Andalucía avala la resolución en el procedimiento por responsabilidad patrimonial tramitado por la Consejería de Salud, y considera ajustada por debidamente motivada la cuantía de 57.602 euros propuesta por la administración frente a los 100.000 euros solicitados por la afectada "en alzada".

Concluye que existe una "duda razonable" respecto a la actuación desplegada en el caso por los centros asistenciales que intervinieron de forma "descoordinada" y en cuanto "al posible resultado" que se hubiese obtenido para el riñón de la paciente "si otro manejo diagnóstico terapéutico se hubiese aplicado de forma coordinada desde el inicio del proceso asistencial".

Añade que resulta "incuestionable" la existencia de "nexo causal", pues la extirpación total deriva "del retraso diagnóstico y la falta de medios", y, por tanto, hay que "resarcir" un daño provocado por el funcionamiento del servicio público.

Según recoge el dictamen, la reclamación indica que hubo un "evidente error de diagnóstico" ya que, "no se eliminó el cálculo" que terminó en infección "cuando se descubrió la litiasis en el año 2017" y no se "realizaron las pruebas oportunas para su total descubrimiento".

Remarca que hubo "error" en el diagnóstico por no realizar pruebas encaminadas a ello y mucho "retraso" en la intervención que se tenía que haber realizado al descubrir la litiasis "con una simple laparoscopia al menos en el año 2017".

La perjudicada alega, asimismo, que a finales del año 2018 ya se diagnosticó por un facultativo privado la enfermedad padecida "comunicándolo a los servicios médicos del SAS" y remarca que puso una reclamación, pese a lo que la intervención que "no se produjo hasta agosto de 2019".

"Esto provocó que el riñón se deteriorara tanto, que hubiera que extirparlo completamente, si bien meses antes, ese facultativo privada, solo recomendaba la nefrectomía parcial", destaca.

En este sentido, la resolución alude al informe emitido por la Subdirección de Inspección de Servicios Sanitarios de la Consejería de Salud, en el que se concluye que "el estudio del caso muestra que tiene correlación con lo descrito por la literatura médica".

Precisa que la 'litiasis coraliforme' facilita cuadros una "infrecuente" infección crónica renal, con afectación frecuentemente renal difusa y que suele presentar evolución tórpida.

"Aunque inicialmente el bulto en zona lumbar izquierda se manejó como infección de piel y de partes blandas, el antecedente radiológico, los resultados analíticos y el desfavorable curso evolutivo debieran haber conducido a su manejo como complicada, con indicación de las pruebas complementarias correspondientes para determinar que había un cuadro renal subyacente al de piel y partes blandas", traslada el inspector.

Según indica la resolución, el citado informe apunta que el análisis documental y bibliográfico "revela deficiencias" en la coordinación de los centros asistenciales intervinientes y "deficiencias en la observación" de las fundamentaciones contenidas en los protocolos aplicables a la materia, "no habiéndose logrado por ello un seguimiento compartido durante el proceso asistencial".

En lo relativo al resultado lesivo, la Inspección Sanitaria finaliza señalando que en el mismo estadio del proceso evolutivo se indicó "nefrectomía parcial" por el centro privado y "nefrectomía total" por el hospital público, "sin que conste justificación expresa de este diferente manejo".

TE RECOMENDAMOS