Quantcast
El tiempo en: Almería
Jueves 15/04/2021

Almería

El exalcalde de El Ejido niega "prebendas" económicas

Por una presunta trama de corrupción política y empresarial que habría detraído 71,5 millones de euros de las arcas públicas de El Ejido

Publicidad AiPublicidad Ai
  • El macrojuicio de Poniente.

El exalcalde de El Ejido (Almería) Juan Enciso ha asegurado ante el tribunal del macrojuicio del caso Poniente que "en su cabeza" no cabe que hubiese "sobrefacturación" de las subcontratas a la Empresa Mixta de Servicios Municipales (Elsur) tal y como sostiene la Fiscalía Anticorrupción y ha negado que recibiese "prebendas" de la presunta trama empresarial vinculada a Abengoa para facilitar que se detrajeran de las arcas municipales hasta 71,5 millones de euros entre 2002 y 2009.

"Una cosa que me enseñaron siempre es que lo que no sea tuyo, no lo cojas", ha dicho Enciso, quien ha afirmado que su patrimonio proviene de que, por un lado, "afortunadamente" le fueron "bien las cosas como empresario", de "herencias" recibidas tanto por él como por su esposa, y también "de la gran suerte" de que le tocasen "cuatro listas de lotería".

Con respecto a la "sobrefacturación", ha cuestionado el uso que hacen las acusaciones del término y le ha atribuido "mucha intencionalidad". "No cabe en cabeza humana que hubiera un precio pactado entre dos partes y que Elsur pagara más de lo que recibía cuando el ayuntamiento tenía un área de Obras Públicas con personas que eran soldados, que no permitían a Elsur que faltara ni una mata pequeña en un parque y había un control tan exhaustivo", ha trasladado para remachar: "Nadie da un duro a cuatro pesetas".

El exalcalde ejidense, quien ha declarado en vista oral once años y cuatro meses después de que fuera detenido en una operación que supuso, asimismo, la intervención del Ayuntamiento de El Ejido, ha optado por responder únicamente a las preguntas de su defensa y su interrogatorio no ha durado más que 46 minutos ya que no ni Fiscalía Anticorrupción ni Abogacía del Estado han podido indagar respecto a los delitos de los que se le acusa y por los que se enfrenta a penas que suman 40 años de cárcel y multas que ascienden 23,2 millones de euros.

Enciso, de traje con corbata en azul celeste frente a la vestimenta más informal con la que ha asistido a las cinco sesiones anteriores, ha indicado que su papel como presidente del Consejo de Administración de Elsur era "creo, una pieza decorativa" y que actuó en ese papel "consciente" de que el Ayuntamiento tenía el 30 por ciento de la sociedad frente al 70 por ciento que pertenecía al socio privado.

"Era una persona que sabe cuáles son sus funciones; dar la bienvenida y pasar la palabra al gerente para la dación de cuentas, y luego, a final de año, aprobar las cuentas anuales que venían ratificadas por una auditoría", ha señalado, si bien ha precisado a continuación que la asunción de la Presidencia del consejo "se acordó" en los "primeros momentos" de la constitución en 1991 de la sociedad por la condición de alcalde "y así consta en los estatutos".

Sin responder a ninguna de las imputaciones concretas que le hacen Fiscalía Anticorrupción y Abogacía del Estado, o las acusaciones particulares de Ayuntamiento, PP e IU, Enciso ha estado cómodo ante el tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, y su discurso solo se ha visto alterado en dos ocasiones, una de ellas, al referirse a su cuñado, Francisco Javier Aguilera, también acusado ya que supuestamente habría facturado con subcontrataciones a la empresa mixta 4,9 millones de euros en el periodo investigado que transcurre de 2002 a 2009 y directamente al Ayuntamiento más de 606.000 euros "favorecido" por él.

"Me van a permitir decir que esto de empresas que son familiares o no son familiares; ¿qué inconveniente hay que sea de algún familiar de quien sea? Se trata de que pueda trabajar como cualquier español", ha trasladado el exregidor, quien ha explicado que se "enteró" de que Elsur "le había contratado porque les hacían falta unas maquinillas para hacer muchas acometidas" por su propio cuñado, de quien, con la voz quebrada, ha resaltado "su experiencia y su valía como trabajador" en el sector de la obra pública.

El otro momento en el que ha dejado vislumbrar su malestar ha sido al referirse a la empresa Villa de Alcolea y a la venta de su participación en ella por 178.000 euros al empresario José Amate, acusado y situado por la Fiscalía como "cabecilla" de la presunta trama de subcontratas a través de lo que denomina Grupo Amate.

"Cuando me nombran este tema, me sienta mal", ha afirmado para cuestionar el informe elaborado por la AEAT y calificar de "vergüenza" que diga "que yo sólo invertí en esa empresa 30.000 euros y que se la vendí a Amate por 178.000 euros" o "que tenga que leer que obtuve un beneficio de esto cuantioso".

Continuando con la supuestas "prebendas" económicas recibidas "a cambio de hacer caso omiso de sus obligaciones de fiscalización y control para con los fondos públicos del municipio" y siempre en respuesta a referencias directas y salpicadas de su abogado, Enciso ha negado que su sobrino "usase un vehículo BMW" propiedad de una de las empresas de denominado Grupo Galán, o que Elsur se encargase "de la limpieza del jardín de su hija", y ha afirmado que "pagó lo suyo" cuando acudió a la boda de la hija del empresario José Amate.

"No he colocado jamás a ningún familiar en el ayuntamiento y, si en otras empresas hay algún primo o algún sobrino, es que somos diez hermanos y llevamos 50 años viviendo en El Ejido, así que es normal que tenga parientes y si alguno se coloca en algún sitio, pues creo que tiene sus derechos aunque a mi si me llamaban de las empresas, yo decía que no quería saber nada ni de primos ni de hermanos", ha aseverado.

"JAMÁS EN MI VIDA RECOMENDÉ A NINGUNA EMPRESA"

Entre las afirmaciones tajantes que ha pronunciado Enciso también ha estado la de que "jamás en mi vida recomendé a ninguna empresa" para subcontratar con Elsur ya que "no era función mía, sino del gerente", que en sus 71 años de vida, "he tenido que abonar a Hacienda algo que le había negado" o que la sociedad que creó en 2003 con su esposa para gestionar un patrimonio que achaca a su "suerte como empresario" y al "importante patrimonio por herencia" de su mujer, "siempre ha sido clara y transparente".

El exalcalde ejidense ha esgrimido para defender su gestión "la mayoría absoluta que el pueblo de El Ejido me dio", que ordenó que para un "buen control se le dieran a la oposición las cuentas del ayuntamiento", que la Cámara de Cuentas "jamás puso un reparo" y que la deuda que acumuló en sus mandatos el erario público ejidense se debió a que "habíamos previsto unos ingresos por plusvalías que no llegaron porque la Junta de Andalucía se retrasó al aprobar el PGOU".

Enciso también ha dado su versión sobre las conversaciones contenidas en las intervenciones telefónicas ordenadas durante la fase de instrucción en las que hay "hasta 16 fragmentos donde se le escucha pedir dinero" al empresario madrileño José Antonio Galán, cuyo grupo según la Fiscalía Anticorrupción habría "sobrefacturado" presuntamente a Elsur 15,6 millones de euros.

"Hice varias inversiones, me faltaba liquidez y, como amigo, le pedí dinero pero siempre me decía que no tenía un duro", ha dicho tras admitir que conocía a Galán con anterioridad a que subcontratara con Elsur y que supo de que se le había subcontratado el mantenimiento de zonas verdes en Almerimar "cuando me dijeron que la nueva empresa iba muy bien, pregunté y me dijeron que era de Galán, lo que me sorprendió". "Ahí retomamos la amistad", ha concluido.

La Fiscalía Anticorrupción de Almería ha retirado la acusación por los delitos contra la Hacienda Pública en los periodos impositivos entre los años 2002 y 2005 al considerar que habrían prescrito, y ha acordado rebajar las penas de prisión, en algunos casos en más de la mitad.

COMENTARIOS