Quantcast
El tiempo en: Almería
Viernes 01/07/2022
 

Málaga

Exclusiva

¿Qué está pasando en Tívoli World? Así es el abandono del parque y sus trabajadores

Nos adentramos en el mítico parque de atracciones malagueño para conocer qué pasará con los 79 empleados, que llevan meses sin cobrar esperando una solución

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • El parque cumple 50 años y las consecuencias de su deterioro van más allá de las atracciones
  • Expropiarlo es una opción, pero no la favorita de los trabajadores, que quieren una reapertura porque "es un parque rentable"

Entrar en el Tívoli World es viajar a un futuro incierto. Es lo que asoma en el horizonte de los 79 trabajadores que siguen en un limbo judicial mientras esperan que se haga justicia con su situación. Llevan meses y meses sin cobrar, a pesar de estar dados de alta como empleados del parque de atracciones más emblemático de la provincia de Málaga.

Andar por las calles de este lugar es hipnótico por su silencio, interrumpido por las gaviotas que defienden el parque como si fuera de su propiedad. Tienen nidos en los tejados de una de las más de 40 atracciones que mueren lentamente en este lugar inhóspito, cohabitado por fauna y flora silvestre, además de los trabajadores que siguen acudiendo a realizar labores de limpieza y jardinería.

Beli Nieto ha sido durante 28 años administrativa de oficina, aunque lleva meses con manguera, escoba y recogedor en mano ayudando.  “No nos vamos a aburrir de venir aquí, un día tras otro, y así llevamos ocho meses. Y sin recibir nada”.

“Lo estamos llevando fatal. No solo son las casi 80 familias que trabajan aquí, sino los cientos de afectadas indirectamente”, argumenta Juan Manuel Gómez, 32 años en la empresa.

Echa en falta más ayuda de los políticos que “posturean mucho, pero no hacen nada serio para ayudar”, dice, señalando a la Junta, aunque salva al alcalde de Benalmádena, Víctor Navas, que promueve la opción de una expropiación para asegurar que el terreno se utilice para el mismo fin, y no para especulación.

Vanessa Fernández, ligada al Tívoli desde hace 25 años, lamenta que “no haya un amparo de la ley” para ellos. Ante el deterioro y el abandono no pueden hacer mucho más de lo que hacen cada semana. "¿Sabes cuál es nuestro mayor sufrimiento? Ver nuestro parque así", dice señalando los matorrales y desperfectos que la rodean.

“Entra gente a robar muy a menudo”. El parque no se libra de los actos de vandalismo, hurtos de material y herramientas. Hace unas semanas, cuenta Juan Ramón Triviño, reventaron las puertas del restaurante chino, pionero en la provincia cuando abrió dentro del emblemático templo asiático.

Lola Villalba, secretaria de Servicios de CCOO, lidera el respaldo en la lucha con la antigua propietaria, la empresa Tremón, y la compañía que explotaba el parque, Cipasa, culpable de una deuda millonaria. "Cipasa, todo lo que ingresaba, lo pagaba a los trabajadores, pero no pagaba seguridad social de los empleados ni tampoco a Hacienda. Por eso hay la deuda de cerca de 9 millones de euros. Ya le conviene más tener el parque cerrado y abrirlo dentro de dos años sin deudas y sin trabajadores", expone.

Objetivo: reapertura

El panorama roza lo fantasmagórico. La noria, los coches de choque, las atracciones acuáticas ahora secas: todo ocupado por vegetación y telarañas. Un escenario que los trabajadores viven con mucha pena y nostalgia. Quieren reabrir como en el verano de 2020. “El parque fue rentable en aquellos dos meses y medio”, asegura Juan Ramón Triviño, que preside el comité de empresa.

La opción de expropiar que dio el acalde socialista de Benalmádena tiene sus pros y contras, según Triviño. “Para nosotros sería bueno, pero a la vez malo porque sería a muy largo plazo. Aunque sabemos que la protección de los terrenos, a la espera de que venga la Junta de Andalucía, nos dejaría tranquilos al saber que este lugar sería para parques y no para especulación”.

A la espera de la vía judicial, el Tívoli resiste y su gente confía en que las administraciones se vuelquen. Estará en coma, pero el parque de atracciones donde en su día actuaron Bonnie M, Alejandro Sanz o Julio Iglesias quiere resurgir como sea.

TE RECOMENDAMOS