Quantcast
El tiempo en: Almería
Viernes 01/07/2022
 

Sevilla

Sanz no alcanzaría mayoría absoluta, según los datos del 19-J, y dependería de Vox

Los populares alcanzarían 15 y dependerían de Vox, que tendría 4, para sacar sus políticas. El PSOE se quedaría sólo con 8 ediles, y las izquierdas, con 4

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Sanz y Muñoz en las votaciones del 19-J.

La extrapolación de los resultados de las elecciones autonómicas del 19-J a las municipales del 2023 dejaría al PP al borde de la mayoría absoluta, con 15 ediles, aunque dependiendo del apoyo o la abstención de Vox, que obtendría 4, reduciría sensiblemente la representación del PSOE, que se quedaría con 8, mientras los grupos de la confluencia de izquierdas obtendrían cuatro entre ambos y Cs, desaparecería.

Así, si hipotéticamente se repitieran los resultados en las municipales, extremo que no suele producirse, el PP conseguiría recuperar la Alcaldía de Sevilla, pasando de 8 a 15 concejales, a uno de la mayoría absoluta y sin que la suma de las izquierdas pudiera entorpecer un Gobierno, aunque sí que dependerían de Vox.  José Luis Sanz podría alzarse con el bastón de mando por mayoría simple, pero requeriría de la abstención o apoyo de Vox para desarrollar sus políticas.

Es el resultado del análisis que realiza Manuel Jesús Florencio y en el que destaca que “la histórica victoria del PP de Juanma Moreno en las elecciones andaluzas del 19 de junio de 2022, en que ha barrido al PSOE de Juan Espadas en todas las provincias y en feudos tradicionalmente socialistas como Dos Hermanas, no le serviría para lograr en el Ayuntamiento de Sevilla capital la misma mayoría absoluta que en el Parlamento andaluz si se extrapolan los resultados regionales a unas elecciones municipales que se celebrarán dentro de once meses, en mayo de 2023”.

Según este análisis, los 15 ediles que obtendría el PP se situarían en los mismos que consiguió Juan Ignacio Zoido en 2007, mientras que los resultados autonómicos “dejarían al PSOE de Antonio Muñoz, el actual alcalde, con tan sólo ocho ediles y retrotraerían al partido al año 1979, el de las primeras elecciones municipales de la Democracia, cuando obtuvo esa misma representación en el Ayuntamiento de Sevilla”.

Vox pasaría de dos a cuatro concejales, por lo que “el apoyo explícito o la abstención de Vox serían condiciones necesarias para que el PP pudiera sacar adelante sus iniciativas en la Plaza Nueva”, lo que obligaría a Sanz en campaña electoral a repetir, al igual que a Moreno, a la apelación “al voto útil para tratar de alcanzar la mayoría absoluta y no depender de la extrema derecha de Vox”.

Mientras Cs perdería toda representación municipal al no alcanzar el 5% de los votos, la división interna de las izquierdas de la confluencia le permitirían a Adelante Andalucía y Por Andalucía alzarse con cuatro ediles, dos para cada uno, la misma proporción que actualmente.

Florencio destaca que extrapolar los resultados autonómicos con los locales es “mezclar peras con manzanas o churras con merinas” y, comparando los resultados de anteriores elecciones extrae varias conclusiones. La primera, que los partidos mayoritarios sacan más ediles que los minoritarios, por lo que no hay una “traslación automática". La segunda, que José Luis Sanz puede beneficiarse del tirón de Moreno pero Antonio Muñoz no goza del grado de conocimiento que tenía Espadas.

“En la cita de las municipales del próximo mes de mayo, pues, el principal rival de Antonio Muñoz no será el exalcalde de Tomares, el senador José Luis Sanz, sino el reelegido presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno”, concluye.

TE RECOMENDAMOS