Quantcast
El tiempo en: Almería
Viernes 19/08/2022
 

Hipoterapia para siete alumnos

Siete alumnos del colegio público Santo Domingo de la capital practicarán una sesión semanal de terapia ecuestre para mejorar su capacidad cognitiva y potenciar la psicomotricidad, un proyecto pionero a nivel nacional

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Realizando ejercicios a lomos del caballo.
Un total de siete alumnos del colegio ‘Santo Domingo’ de la capital se beneficiarán de una sesión semanal de ‘terapia ecuestre’ durante este curso académico.

Se trata de una actuación enmarcada en el proyecto nacional de integración social de personas con discapacidad a través del deporte ecuestre, financiada por la Fundación Mapfre y la Asociación Caballo Amigo.

Las instalaciones del Club Hípico Victoria de la capital serán el escenario para esta formación, con la que los niños con necesidades educativas especiales, de entre 8 y 10 años, entenderán la equitación como una práctica con finalidades terapéuticas.
 
“El estímulo cerebral en los niños que practican la terapia ecuestre es mayor que la que reciben con otras prácticas”, defendió la delegada de Educación, Angustias Rodríguez, que acompañó ayer a los alumnos en la primera sesión.

En la jornada matinal de ayer fueron doce los escolares que montaron a caballo, pero el próximo miércoles (11 a 13 horas) participarán sólo los siete alumnos designados por los monitores.

La directora del Club, Mª Teresa Martín, aseguró que “los niños establecen un vínculo muy especial con el caballo, que se convierte en un amigo silencioso que les permite una práctica con la que consiguen desarrollar sus capacidades cognitivas”. En esta misma línea, Mª Teresa Martín argumentó que “el vínculo entre los escolares participantes se estrecha porque encuentran en la terapia ecuestre un lazo de unión”.

El director del colegio, Antonio Montilla, asegura que “tanto los padres como los alumnos están encantados con la actividad”.

La primera toma de contacto de los menores con los caballos fue “muy positiva”, según comentaban los alumnos. Varias vueltas a la pista preparada para el ejercicio les hizo poner en práctica la psicomotricidad.

TE RECOMENDAMOS