Quantcast
El tiempo en: Almería
Miércoles 17/08/2022
 
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Cuento de Navidad

Inspirado novelista, atinado ensayista, innovador antropólogo y preclaro analista de la Inglaterra de su tiempo, Sir Alfred Ignatius Fox (1879-1936) descolló también...

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Inspirado novelista, atinado ensayista, innovador antropólogo y preclaro analista de la Inglaterra de su tiempo, Sir Alfred Ignatius Fox (1879-1936) descolló también, por si todo lo anterior fuese poco, como sagaz criminólogo e investigador audaz. Fox quiso desde muy temprana edad incluir el suyo entre los nombres más afamados de la ciencia criminalística británica, anhelo que, no sin turbación, confió ante una taza de té a su muy ilustre contemporáneo y amigo Sir Arthur Conan Doyle. De sir a sir, Conan Doyle, siempre atento a satisfacer los requerimientos de los más cercanos a su corazón, extendió al inquieto Fox un ejemplar del diario matutino en cuya portada, junto al reclamo que daba cuenta del trágico hundimiento del Titanic, podía leerse: “Nuevo crimen del asesino de la Navidad”. “Podrías empezar investigando esto”, le propuso Sir Arthur. La sugerencia excitó los sentidos de Sir Alfred, que percibió el redoble de los latidos en su pecho como una advertencia. Tomó el periódico que se le ofrecía y, visiblemente alterado, leyó en voz alta:

“Arturo Rinaldi, un marinero hispano-italiano, fue la primera víctima de quien ya ha sido bautizado por la sociedad londinense como el asesino de la Navidad. El cuerpo sin vida de Rinaldi fue descubierto a comienzos de año en los muelles. El horrendo crimen habría sido uno más de entre los muchos que se cobra la indiferencia bestial de la gran urbe de no ser por un detalle que no pudo pasar desapercibido a los investigadores. El victimario, en un alarde de desprecio a la dignidad de aquel desgraciado, no se contentó con privar de la vida a un hombre joven y atlético sino que, probablemente en el afán de dejar su personal impronta en aquel acto de abyección, introdujo al cadáver un estrafalario instrumento musical por la angostura del conducto rectal. Las pesquisas identificaron aquel extraño artefacto como un instrumento con el que en la Europa meridional se acompaña la interpretación de composiciones navideñas tradicionales”.

“Una zambomba. Los españoles lo llaman zambomba”, aclaró Conan Doyle a su joven amigo, quien en este punto había detenido la lectura.

“La segunda víctima de este abominable homicida respondía al nombre de Andrew Sellers, un humilde encargado en el departamento de menaje del hogar de los almacenes Harrods. Los forenses hubieron de extraer un coqueto juego de sartenes incrustado en el píloro de aquel infeliz, cuyas últimas palabras fueron, según dejó escrito con su propia sangre y en trazo trémulo sobre el pulido suelo de la tienda: Ya es Navidad en Harrods. Encomiable ejemplo de fidelidad a la empresa”.

“La vileza del criminal encontró su tercera víctima, y última a día de hoy, en la persona del célebre compositor galés de villancicos Cecil Singer, autor, entre otras populares piezas, de la conocida tonada The happy turkey. ¿Qué nuevas obras infernales nos prepara este inicuo asesino?”.

Atormentado por el relato de aquellos horrendos crímenes, Fox abandonó el domicilio de Conan Doyle, de quien se despidió presuroso, apremiado por el recuerdo de que en su casa familiar le aguardaba un hatajo de parientes hambrientos, dispuestos a aligerar su despensa bajo el pretexto de que la Navidad es compartir. Minutos más tarde presidía la mesa a la cual se sentaban, acomodados según jerarquía de edad, los integrantes del irritante clan.

Fox aproxima el pudin de ciruelas a Lady Merryweather, su mamá política y viuda de Lord Merryweather, que en paz descansa, de lo cual da fe el anfitrión de la velada, a quien la vieja gusta martirizar con su inagotable verborrea. Más allá, su cuñado Archibald ríe con los guturales hipidos de la hiena una gracia dudosa de su sobrino Willy, un niño feo y desdentado, entretenido en el particular pasatiempo de adherir mucosidades resecas al mantel de encaje. “¡Feliz Navidad!”, brinda Sir Alfred, mientras escruta con instinto depravado a suegra, cuñado y sobrino, y rumia entre dientes su venganza, el emboscado propósito que le llevará, una vez consumidos los postres, a ejecutar su vesánico plan: ensartar a la indeseable parentela con el árbol de Navidad allí por donde ya encontró cobijo y albergue la zambomba que acabó con la fútil vida de Rinaldi. Fox confía en que, en esta ocasión, sus nuevas víctimas ofrezcan menos resistencia.

TE RECOMENDAMOS