Quantcast
El tiempo en: Almería
Martes 03/08/2021

Curioso Empedernido

Alegrías y pesadillas

Los capullos y energúmenos llenan sus tiempos de trivialidades, lo, que es importante que no nos afecten y mucho menos nos contagien

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Juan Antonio Palacios.

El paso de la humanidad por esta gran casa de la Tierra es un cúmulo de contrastes y contradicciones. Nos sentimos muy inspirados cuando conseguimos los objetivos que nos proponemos, pero hemos de pensar con sentido común que nadie nos regala nada, y menos las alegrías, que detrás de la sonrisa o de la risa final, hay a veces que superar muchas pesadillas, y horas de esfuerzo y codos para estudiar, aprender y superar los obstáculos.

Los capullos y energúmenos llenan sus tiempos de trivialidades, lo, que es importante que no nos afecten y mucho menos nos contagien. Lejos de palideces, flaquezas y silencios por no tener nada que decir, es deseable  estar abiertos a cambios y pensar en positivo, para ver los resultados más acordes con nuestros deseos, y comprobaremos que es más lo que tenemos que ganar que perder.

Tenemos que relativizar las cosas y las situaciones y ocuparnos más de las personas, para que no les provoquemos miedos inútiles, y nos alegramos, y vemos como desaparece el sentido de su responsabilidad o nos invade una actitud exacerbada y perfeccionista.

Cuando percibimos nuestro poder, nos alegramos porque esa valentía nos proporciona una fuerza creadora que nos libera de estar asustados y atenazados como si huyéramos permanentemente de la realidad. Tenemos que mantener el entusiasmo sin olvidarnos de las precauciones que hemos de tener en situaciones críticas.

En la ecuación entre alegrías y pesadillas, es deseable hacer política que cultivar conspiraciones varias, deshacernos de malas costumbres y estar de nuevo en forma, además de tener un sexto sentido para las alianzas, y procurar que los problemas no se nos conviertan en pesadillas.

Si somos capaces de liberar las tensiones, volvemos a recuperar nuestro entusiasmo y bienestar, y probablemente nuestra capacidad de seducción alcanzará su máximo nivel. Hemos de atender a nuestra sabiduría interior para encontrar las claves que nos faltan, amando, dando y expresando, sin engaños ni autoengaños.

Con nuestras alegrías como acompañantes,si queremos materializar nuestros sueños, debemos disipar nuestras dudas y tener confianza en nuestras posibilidades, sin pasar de la resistencia al abandono de montajes sin sentido, sin ceses ni dimisiones, cabezonerías y obstinaciones, dinamitas y suicidios, modernidades y posverdades.

Nuestra comunicación y forma de hablar, puede hacer milagros a la hora de resolver algunos problemas, y en ocasiones tomamos decisiones que nos supone un gran alivio emocional, ya que hay temas que sin pretenderlo nos tienen atados demasiado tiempo.

No deberían producirnos ninguna alegría los chorizos, los chapuzas, y aquellos, que en su falta de responsabilidad se lo toman todo a cachondeo. Es un verdadero peligro para la búsqueda de la verdad, intentar permanentemente judicializar la política , pretendiendo que los tribunales de Justicia., les hagan el trabajo a quienes el pueblo soberano ha elegido, porque corremos el peligro de convertir en culpables a los inocentes y los verdugos se nos presenten como víctimas y salvadores. 

Es bueno ante las pesadillas que, en ocasiones, parecen festivas alegrías, aprender a estar alerta y no consentir que nos invadan, ni con ocurrencias  ni con mentiras, y aprender a establecer los límites y decir que NO. Hemos de estar muy atentos a todo lo que ocurre en nuestro entorno, ante aparentes verdades que son mentiras y falsedades que parecen auténticas.
           

COMENTARIOS