Quantcast
El tiempo en: Almería
Martes 03/08/2021

El Puerto

Denuncian descontrol en la administración de la segunda dosis en las prisiones portuenses

Las secciones sindicales de CSIF y Acaip-UGT reclaman una mayor coordinación al SAS

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Vacunas.

Las secciones sindicales de CSIF y Acaip-UGT en los tres Centros Penitenciarios de El Puerto de Santa María quieren manifestar públicamente el malestar de los funcionarios ante el descontrol en el protocolo de vacunación llevado a cabo por el Servicio Andaluz de Salud (SAS), y más concretamente por la Unidad de Vacunación COVID de esta localidad, para la administración de la segunda dosis contra el Covid. 

Los funcionarios de Puerto I, II y III muestran su malestar por el protocolo de vacunación: les decían que podían elegir entre dos marcas, luego les avisaban de diversos inconvenientes y finalmente se les inyectaba AstraZeneca sin otra opción

El personal de Puerto I, II y III, como trabajadores esenciales, fueron todos vacunados con AstraZeneca en la primera dosis, allá en el mes de marzo. Así, este pasado miércoles, comenzó la aplicación de la segunda dosis de la vacuna contra el Covid donde, tal como venía diciendo la Junta de Andalucía, los trabajadores podrían elegir volver a vacunarse con AstraZeneca o bien la segunda dosis fuese con la vacuna de Pfizer. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, los funcionarios se han visto obligados todos a hacerlo con la vacuna de AstraZeneca, por las trabas de esta Unidad de Vacunación.

Primeramente, a los interesados en vacunarse con Pfizer les decían que no podían abrir un vial para solo una persona y que tenían que esperar a que hubiera interesados suficientes para amortizar un vial, es decir un total de seis personas, cosa que tenían que rechazar porque muchos habían sido citados durante su jornada laboral y necesitaban volver a sus puestos de trabajo y no podían demorar su espera.

Al día siguiente, ayer jueves, cambiaron de criterio, y a los interesados en la Pfizer les dijeron directamente que no tenían dosis de dicha composición, y que si querían esta vacuna tenían que llamar a un teléfono del SAS donde les darían cita para otro día. Igualmente, esto suponía volverse sin la vacuna y esperar una nueva cita o bien vacunarse de la AstraZeneca de forma coactiva. 

CSIF y Acaip-UGT denuncian que los trabajadores penitenciarios se han visto obligados a vacunarse con la dosis de AstraZeneca sin tener otra opción, a pesar de que en la cita daban a elegir entre las dos marcas. Estos sindicatos consideran que, o bien deberían tener ambas vacunas disponibles o bien citar días diferentes en función del tipo de vacuna elegido. 

Ante esta situación, ambos sindicatos reclaman al SAS una mejor coordinación para evitar confusiones y malestar entre los empleados públicos de estos centros penitenciarios.

 

COMENTARIOS