Quantcast
El tiempo en: Almería
14/08/2022
 

Jerez

Reuniones discográficas en Jerez, un éxito que hay que recuperar

En 2023 se cumplen 50 años de ‘Nueva Frontera del Cante de Jerez’. La ocasión merece una nueva edición con los nombres de la actualidad jonda jerezana

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Muchas de las nuevas voces del flamenco en Jerez han tenido ya la oportunidad de darse a conocer en eventos como la Fiesta de la Bulería

Cualquier buen aficionado que se precie puede estar de acuerdo con la afirmación siguiente: el ‘Canta Jerez’(Hispavox) es uno de los grandes discos, sino el mejor, que se han publicado en la historia del flamenco. Esa publicación de 1967 sigue sonando actual, a calidad, a himno. Eso de unir a una serie de nombres singulares y de peso en un estudio de grabación ha tenido, normalmente, un gran resultado. La dificultad, se entiende, es crear un clima tal de comodidad y familiaridad que los intérpretes parezcan encontrarse en una reunión casera y de las que se dan en los festejos nada mediáticos ni de masas.

La producción, por tanto, es un apartado fundamental dentro del trabajo que hay que desarrollar para que se den discos de ese calibre. Ni que decir tiene, que los que forman parte de la grabación, los que cantan, tocan y graban, deben cumplir con el nivel requerido del ideólogo. Todo lo que se haga debe tener un sentido y el que lleve la batuta debe saber qué se trae entre manos, como conocía con creces José Blas Vega, en Hispavox en aquel entonces, eligiendo a Terremoto, Romerito, Tío Borrico, Sernita, Diamante Negro, Sordera, y las guitarras de Paco Cepero y Paco de Antequera. Salió y quedó para la historia.

En 1973, con La Peña Los Cernícalos (Antonio Benítez Manosalbas, Dieguinchi, Joaquín Rodríguez…)y Antonio Murciano, salió a la luz la ‘Nueva Frontera del Cante de Jerez’(RCA) en una apuesta firme por una generación de plata que tenía como referencia a los veteranos referidos en el párrafo anterior. Ahí estaban los jóvenes Mateo Soleá, Manuel Malena, Diego Rubichi, El Garbanzo, Manuel Moneo, El Torta, Nano de Jerez, Paco El Gasolina, Luis de la Chicharrona… entre otros buenos artistas. Las fiestas por bulerías de los dos discos anteriores son antológicas, como lo fue el resultado de ‘Juncales de Jerez – Cayos Reales’(Senador), en 1998, en el que descubrimosgracias a Tere Peña, sobre todo, a un profundo Luis de la Pica en estudio, a María Soleáen  plenas facultades o a un José Vargas ‘El Mono’ de niveles insospechados. Mítica fue la entrega de ‘Al aire de Jerez, la herencia cantaora de tres familias’ con Los Zambo, Los Moneo y los de La Morena, (Nuevos Medios, 2006).

En 2008 se inicia, a modo de trilogía, un proyecto ilusionante en el que tuvo mucho que aportar el compañero en los medios, escritor e investigador José María Castaño, con el apoyo de la BBK, comenzando el periplo con la demostración del “retrato sonoro” de una nueva hornada de cante que “ya destacaba en las peñas, algunos festivales”, homenajeando a su vez por su treinta y cinco aniversario a la ‘Nueva Frontera del Cante de Jerez’con una segunda y actualizada edición con los nombres de aquel presente. “Como dato curioso, la portada fue muy aplaudida incluso por Enrique Morente, porque mostraba una especie de grafiti de Manuel Torre en un juego entre lo contemporáneo y lo clásico”, comenta Castaño. En ese sentido, se consiguió incluir en ese doble compacto a voces como Jesús Méndez, Ezequiel Benítez, José Mijita, El Tolo, David Carpio o Niño de la Fragua, entre otros, con un fin de fiesta sin guitarra que ahí queda para el recuerdo. Al año siguiente se publicó ‘Mujerez’, con Juana la del Pipa, Macanita y Dolores Agujetas, junto a Moraíto, pieza clave que prácticamente ha estado siempre en todos los proyectos de este tipo por su armonía y carisma, concluyendo la “trilogía” en 2012 con ‘V.O.R.S. Jerez al cante’, con Agujetas, Moneo, Torta, Capullo, Luis El Zambo y Fernando de la Morena. Se notó, por cierto, la ausencia del ya fallecido Moraíto.

La última de esas reuniones discográficas que han visto la luz fue, contando con el de la familia Mijita con ‘Estirpe, de pare a hijo’(La Bodega) en 2015, la compartida en 2016 por Enrique Remache, Manuel de la Nina, Rafael del Zambo,Manuel Parrilla y Fernando del Morao, bajo el título ‘Pasaje en El Tiempo’(El Flamenco Vive), con otro fin de fiesta con sustancia al que se sumaron Enrique El Zambo o Enrique Sordera.

Con este somero viaje por algunas referencias de discos en los que han participado numerosos intérpretes y en los que se ha dado la conexión acompasada del aire jerezano, no estaría de más proponer una nueva idea de iniciar lo que podría ser la conmemoración de los 50 años de la ‘Nueva Frontera del Cante de Jerez’ en el que incluir lo que hoy se mueve en el arte jondo con nombres, por citar a algunos y pese al riesgo de dejar algunos fuera de estas citas, como los de María Terremoto, Lela Soto ‘Sordera’, José Berenjeno, Saira Malena, Manuel de Cantarote, Chanquita, Juan de la María, Rosario Heredia, Manuel Moneo Carrasco, Estefanía Zarzana, además de Rafael del Zambo, Enrique Remache, Manuel de la Nina... con palmas y guitarras de esas edades que ahora se conocen como millenials.

TE RECOMENDAMOS