Quantcast
El tiempo en: Almería
Martes 04/10/2022
 

Málaga

'A mãe' combate con rap y arte urbano la violencia policial de Brasil en el Festival

Esta película, que compite en la sección oficial del Festival de Málaga, critica la violencia policial en este país

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Presentación de 'A mãe' en el Festival de Cine de Málaga.
  • La historia está ambientada en São Paulo, y con ella, su director trata de reflejar la violencia que ejerce la policía militar sobre la población
  • El director ha destacado que se pudo realizar en la época del gobierno anterior en Brasil
  • Un elemento importante de la cinta es la música, que apoya la narrativa en forma de rap

El director Cristiano Burlan ha presentado este lunes la película brasileña 'A mãe' (La madre), una propuesta social que critica la violencia policial del país americano a través del rap y el arte urbano. La película, que tenía previsto su paso por el Festival de Málaga el pasado año 2021, compite en la sección oficial del certamen, que celebra hasta el próximo domingo su vigésimo quinta edición.

María es una inmigrante de origen humilde que trabaja como vendedora ambulante para mantener su casa y a su hijo adolescente Valdo. Una noche, después del trabajo, María llega a casa pero no encuentra a su hijo. Después de mucho buscar por el barrio, comienza a amenazar la tranquilidad de los traficantes locales que deciden contarle que Valdo fue asesinado por la policía. Allí comienza la ignominiosa lucha de una pobre madre por descubrir la verdad sobre su hijo desaparecido... al que quiere encontrar, vivo o muerto.

Cristiano Burlan ha participado este lunes en una rueda de prensa en el Cine Albéniz de Málaga para hablar sobre la película junto al actor Dunstin Farias y el productor Iván Melo. En el acto, el director ha explicado que, aunque surge de un proyecto personal que culmina en trilogía 'A mãe' "no es una película autobiográfica, es una película donde se mezclan lo público y lo privado".

La historia está ambientada en São Paulo, y con ella, su director trata de reflejar la violencia que ejerce la policía militar sobre la población. "La película puede parecer bastante trágica, pero la realidad que hay en la periferia de las ciudades brasileñas es así", ha señalado Burlan. "Es un sistema muy militarizado en el que hay mucha opresión", ha añadido.

Cristiano Burlan ha asegurado que la película, que ha costado siete años de trabajo, se pudo realizar en la época del gobierno anterior en Brasil. "Con el gobierno actual esta película sería imposible de rodar, es un gobierno que está destruyendo todo el estado", ha denunciado el brasileño.

Burlan ha querido señalar que el largometraje está hecho para su actriz protagonista, Marcelia Cartaxo, a la que admira, y que también protagoniza una película brasileña de los años 80 basada en una novela de la escritora Clarice Lispector.

Por su parte, el actor Dunstin Farias ha contado que conoce bien lo que se cuenta en 'A mãe' por sus propias vivencias en la periferia de São Paulo: "Yo nací y crecí en un lugar así con mis seis hermanos. La película es una ficción, pero incluye muchas piezas que forman parte de la realidad de la periferia incluso hoy en día".

El equipo de la película ha querido mencionar la labor social de la guionista de la película, Ana Carolina Marinho, que "participa en un proyecto que representa a personas que hoy en día están en la cárcel, en condiciones de vida precarias o bien han fallecido", ha señalado el actor Dunstin Farias.

Un elemento importante de la cinta es la música, que apoya la narrativa en forma de rap para combatir esa opresión policial que se vive en las calles de São Paulo, también con el arte urbano y el grafiti.

El director Cristiano Burlan ha insistido en la idea de que la película tiene guion y ficción, pero también trata temas de la "triste realidad": "Si hiciera un documental, en lugar de una película, sería horroroso verlo", ha reconocido el brasileño con frustración.

Burlan ha señalado que su situación actual y su trabajo le permitió alejarse de la periferia y los barrios conflictivos para vivir en unas condiciones más cómodas, pero quiere seguir denunciando a través de su cine las injusticias y la opresión que sufren los brasileños: "Yo no soy activista político, pero quiero utilizar mi cámara para mostrar empatía y humanidad con la gente que sufre esas condiciones", ha concluido el director.

TE RECOMENDAMOS